Historia de la RACBA

hermes-cibeles-02

Historia de la RACBA

hermes-cibeles-02

Mercurio y Minerva coronan la fachada del edificio construido por el antiguo arquitecto y académico Manuel de Oraa donde se ubica actualmente la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel. Ambas figuras custodian el reloj que marca las horas de la memoria, en un grupo escultórico firmado por el también académico tinerfeño Gumersindo Robayna, afamado escultor y pintor historicista y mitológico del siglo XIX. Las dos estatuas se asoman y miran desde las alturas, contemplando el paso de una Historia que, en buena parte, han presenciado.

En el curso 2009/10 cumplió la Real Academia Canaria de Bellas Artes 160 años de existencia, dejando atrás una andadura tan larga como dificultosa. Fue fundada por el Gobierno de Isabel II, con doce Academias más para otras tantas provincias españolas, por Real Decreto de 31 de octubre de 1849. Su sede se fijó en la capital única que tenía entonces el Archipiélago Canario, Santa Cruz de Tenerife, abarcando, en consonancia con su denominación de “Academia Provincial de Bellas Artes”, el ámbito de todas las Islas. Con una estructura de otro sesgo siguió su camino de ámbito provincial cuando fue reinstaurada por Alfonso XIII en 1913. En este sentido, con la división de la Provincia en 1927 se convirtió tácitamente en biprovincial, y con el advenimiento de la Democracia y el Estado de las Autonomías, en una Academia que, por su implantación y participación en todo el ámbito interinsular, abarca toda la Comunidad Autónoma de Canarias.

Conviene aclarar que la implantación de la RACBA fue posible porque tuvo un importante precedente en Santa Cruz de Tenerife: la Sociedad de Bellas Artes, una asociación civil impulsada por Pedro Maffiotte, Cirilo Truilhé y otros artistas amigos en 1846. Acababa de eclosionar entonces el asociacionismo privado en España, tímidamente regulado por el Gobierno justo desde el año anterior. La Sociedad, con sus clases de pintura y grabado y sus exposiciones, fue un éxito que, sin duda, favoreció que la Corona, tres años después, instituyera la Real Academia Canaria con una Escuela de Bellas Artes financiada desde el sector público.

Lo singular es que todo este movimiento artístico y asociativo estuvo alentado por un buen número de franceses inmigrados, o bien por hijos o nietos de franceses, e icluso, entre los españoles, por algunos casados con mujeres descendientes de franceses. La Academia, en su primera etapa, ostenta apellidos como Maffiotte, Truilhé, Martinón, Baudet, Malibrán Autet, Saurin, Berthelot, Lallier, Guigou, Plasson de La Combe, etc. Subyace ahí una cultura heredada de la bien acrisolada Academia francesa de la Ilustración, cuyo eco rebrota ahora en Canarias de la mano de quienes la llevaban en sus genes y sabían lo que querían. Y si la RACBA fracasó a los veinte años por razones económicas y políticas relacionadas con la pésima administración de las instituciones públicas españolas, fue en cambio un éxito extraordinario en lo artístico, favoreciendo la eclosión en Canarias de una escuela de pintores muy centrada en Tenerife.

Tras el colapso de la RACBA en 1869, veremos que su espíritu siguió floreciendo por sí mismo y se prolongó hasta la reinstauración de la Academia en 1913, lo cual aconteció de la mano de discípulos emanados de la etapa anterior, y donde todavía se perciben los coletazos de algunos de aquellos apellidos franceses

La breve “historia” que aquí presentamos está centrada en los presidentes que ha tenido la RACBA, es decir, en las diferentes etapas presidenciales contempladas a grandes rasgos. Una historia más pormenorizada, basada en los hombres que han hecho la Academia y han sido protagonistas de la misma, en la que podremos conocer con más detalle a los impulsores que acabamos de citar, puede leerse en el apartado “Académicos desde 1850”, donde éstos irán documentados uno a uno en la medida de lo posible. Es la tarea más ardua que hemos realizado, y siempre estará sujeta a adiciones y rectificaciones, para lo que apelamos a la colaboración y a la mejor sabiduría de nuestros visitantes lectores que nos puedan aportar más datos y fotos.

Lothar SIEMENS HERNÁNDEZ



X