Guigou y Costa, Diego

Académicos

Antiguos académicos

Guigou y Costa, Diego

Datos personales

Lugar de nacimiento: Puerto de la Cruz, Tenerife.

Fecha de nacimiento: 1861.

Lugar de defunción: Santa Cruz de Tenerife.

Fecha de defunción: 1936.

Fecha de su ingreso como Académico de Número de la RACBA

6 de agosto de 1913.

Formación y especialidades

MÉDICO Y VIOLINISTA.

Antes de comenzar sus estudios universitarios, Diego Guigou fue en 1881 auxiliar de secretaría en el Ayuntamiento de Santa Cruz. Estudió Medicina en la Universidad de Cádiz, donde formó parte de la sociedad “Círculo Literario” que editaba la revista ‘La Edad Moderna’, de la que fue redactor. En 1888 ganó por oposición plaza de médico de Sanidad Militar, y fue redactor también, entre otras publicaciones periódicas, de la “Revista de Sanidad Militar”. Prestó importantes servicios en Barcelona durante la epidemia de gripe de 1889/90, así como en otras unidades militares de la Península y las Islas, lo que le valió que el Gobierno le concediera en 1893 la Cruz del Mérito Militar. En 1895/96 tomó parte en la campaña de Cuba, donde contrajo la fiebre amarilla, retornado gravemente enfermo a Tenerife, y estuvo dos años inactivo, presentando después su baja definitiva en el Ejército.

Era Guigou nieto del compositor Carlos Guigou y Poujol, Académico Honorario de la RACBA en 1851. De ahí le vino su gran afición a la música. Se dice que tocaba admirablemente el violín y, al margen de sus ocupaciones profesionales como médico, fue miembro violinista de la orquesta de la Sociedad Filarmónica de Santa Cruz de Tenerife que dirigió Ricardo Sendra a principios del siglo XX.

Promovió y fue fundador en 1909 de la Real Academia de Medicina del Distrito de Canarias, de la cual fue presidente, y en ese contexto se involucró cuatro años más tarde en colaborar para la reinstauración de la Academia Canaria de Bellas Artes, con el apoyo de otros médicos intelectuales como los doctores Costa Izquierdo, Ruiz de Arteaga y Bethencourt Alfonso, siendo adscrito como Numerario de la RACBA en la sección de Música, si bien su participación en esta Academia fue más testimonial que efectiva (sólo se le registra como presente en el acto de constitución de la nueva corporación, en el que tomó posesión). Fue también en 1919 comisario regio para la reorganización de la Escuela Especial de Náutica.

Gran ginecólogo y pediatra, su más importante empresa ciudadana fue la labor que desarrolló como director del hospital de niños “El Hospitalito”, establecido bajo sus directrices en Santa Cruz con el patrocinio de la benemérita Carmen Monteverde, hija del antiguo presidente de la RACBA José Joaquín Monteverde. En él estuvo involucrado de manera muy intensa desde 1919 y por el resto de su vida, y ello le valió para que, a petición de la corporación municipal de la capital tinerfeña, se le otorgara la Gran Cruz de la Beneficencia. Publicó en revistas nacionales e internacionales importantes estudios clínicos relacionados con su especialidad.

Bibliografía

J. GONZÁLEZ RODRÍGUEZ: “Pro Cultura”, vol. I. La Laguna, 1923.

Eliseo IZQUIERDO: “Periodistas canarios, Siglos XVIII al XX”, Islas Canarias, Gobierno Autónomo de Canarias, 2005 (3 vols). Tomo II, pp. 123-125.

Imágenes

X