Feria y Concepción, Miguel

Académicos

Antiguos académicos

Feria y Concepción, Miguel

Datos personales

Lugar de nacimiento: ¿La Laguna? Tenerife.

Fecha de nacimiento: ca.1865.

Lugar de defunción: Madrid.

Fecha de defunción: 20 de abril de 1933.

Fecha de su ingreso como Académico de Número de la RACBA

6 de agosto de 1913.

Formación y especialidades

CANTANTE (TENOR), GESTOR Y CRÍTICO MUSICAL.

Miguel Feria era hijo del comerciante Manuel Feria Ramírez, natural de Montilla de Córdoba, e Indalecia-María Concepción, de La Laguna. Sus hermanos Juan y Ramón nacieron ambos en La Laguna (1861 y 1863, respectivamente). El primero fue durante 50 años profesor de Matemáticas y Director de la Institución de Segunda Enseñanza de Santa Cruz de Tenerife. Otra hermana, Indalecia, estuvo casada con Jorge López de Vergara y Albertos (fallecido en 1929), hermano del Académico Arturo López de Vergara, futuro presidente de la RACBA.

No conocemos cuál fue la actividad profesional de Miguel Feria. Su vida artístico-musical, como cantante aficionado muy capaz, se inició en los últimos años de la Sociedad Filarmónica ‘Santa Cecilia’ que dirigió hasta su muerte Juan Padrón (1849-1896), formando parte de su orfeón en calidad de primer tenor. En dicha Sociedad participó ya como solista en numerosos conciertos y festivales, colaborando incluso con el maestro Barcia, sucesor de Padrón, en los últimos años del siglo. Después de desaparecer la ‘Santa Cecilia’, Feria fue el organizador y fundador de la ‘Sociedad de Conciertos’, cuya orquesta dirigió el maestro Carbonell y cuya presidencia asumió el general Aizpurúa, gran amigo y admirador de Feria, habiendo proyectado juntos el establecimiento de un Conservatorio de Música en Santa Cruz. También fundó la ‘Junta de Fomento Artístico’, de la que fue secretario hasta su marcha a Madrid en diciembre de 1913. En el seno de la misma se formó en 1910 la comisión que promovió el Patronato de la Banda Municipal de Santa Cruz de Tenerife, establecida en la capital desde 1902, proyecto para la consolidación de la misma del que fue Feria el principal valedor, ayudando desde dentro de la corporación capitalina en su condición de concejal del Ayuntamiento, y para el que contó también con la complicidad de la prensa insular, que apoyó la iniciativa, lográndose así que el proyecto cristalizara.

En su calidad de cantante, continuando con los laureles cosechados desde su época de la ‘Santa Cecilia’, nunca interrumpió sus actuaciones públicas, con frecuentes apariciones en conciertos públicos entre 1900 y 1908 interpretando arias, dúos y cuartetos de óperas, trozos de zarzuelas y otras canciones. Fue memorable el gran éxito que alcanzó en la velada inaugural del Ateneo de La Laguna en enero de 1905, y también, ese mismo año, en la que se celebró en el Teatro Principal (luego Teatro Guimerá) de Santa Cruz a beneficio de la Asociación de la Prensa, a la que estaba íntimamente vinculado. En efecto: Miguel Feria fue un gran animador de la cultura musical en Tenerife a través de sus esporádicos escritos y críticas musicales y de teatro para la prensa, especialmente en la revista “Gente Nueva” (1899, publicando con el seudónimo de ‘Semi-fusa’), así como en el periódico republicano “El Progreso” y en “El Cronista de Tenerife” de Santa Cruz (usando el seudónimo ‘Froissé‘).

Su popularidad y simpatía, el éxito de su gestión como promotor musical y el peso de su opinión como crítico musical le valieron para ser nombrado en 1913 Académico de Número de la sección de Música de la RACBA cuando ésta se reinstauró en Tenerife. Miguel Feria acudió ese año a los dos primeros plenarios de la Academia, pero no al tercero ni a ninguno más en el futuro, pues a fines de 1913 se trasladó definitivamente a Madrid, sin que sepamos aún el principal desempeño del trabajo profesional que allí le llevó. Dado que su ausencia no tendría retorno, fue pasado a la clase de los Académicos Supernumerarios de la RACBA en 1915, y su sillón se declaró vacante.

No por ello se desvinculó Feria de su público de Tenerife, pues desde 1914 enviaba a su Isla desde Madrid una serie de “Croniquillas” sobre la vida artística y social de la capital del reino, e incluso colaboró desde Madrid como mediador para que artistas y cantantes operísticos de élite se trasladaran a Canarias a dar conciertos. En este contexto no se olvida su gestión para la gira a Tenerife de la Orquesta Sinfónica de Madrid dirigida por Arbós, cuyos conciertos en la segunda década del siglo XX representaron un hito cultural memorable en la capital tinerfeña, pues fue la primera gran orquesta foránea que se escuchó en las Islas.

Cuando Miguel Feria falleció en 1933, la “Gaceta de Tenerife” publicó una noticia de agencia enviada desde Madrid donde se decía que la muerte “del periodista canario” fue muy sentida, especialmente por la numerosa colonia isleña, y que su entierro constituyó “una verdadera manifestación de duelo”.

Bibliografía

Laureano CALVO: “Miguel Feria y su valiosa gestión en las sociedades artísticas de Tenerife”, en el diario ‘La Prensa’, Santa Cruz de Tenerife, 5 de mayo de 1933.

Datos familiares y recortes de prensa facilitados por Carlos Gaviño de Franchy.

Eliseo IZQUIERDO PÉREZ: Artículo “Feria Concepción, Miguel”, para el tomo de ampliación (aún inédito) de su gran Diccionario de Periodistas Canarios, en el que se centra principalmente en la labor periodística de Feria.

X