Pérez Soto, Enrique

Académicos

Antiguos académicos

Pérez Soto, Enrique

Datos personales

Lugar de nacimiento: Santa Cruz de Tenerife

Fecha de nacimiento: 1854.

Lugar de defunción: Santa Cruz de Tenerife.

Fecha de defunción: 4 de junio de 1925.

Fecha de su ingreso como Académico de Número de la RACBA

6 de agosto de 1913.

Formación y especialidades

COMERCIANTE.

Era hijo del gaditano establecido en Santa Cruz de Tenerife Enrique Pérez Mateos y de Cecilia de Soto y Riverol, hermana del antiguo consiliario 1º de la RACBA en su primera etapa, Félix de Soto.

Fue Enrique Pérez Soto un comerciante solvente y de prestigio en los medios empresariales de Santa Cruz de Tenerife, en cuyo ayuntamiento ocupó también el cargo de concejal en una época. Tal vez por su rectitud y por la vinculación que había tenido su tío con la Academia se le señaló desde Madrid como Presidente de la RACBA al reimplantarse ésta por Alfonso XIII. Gran filántropo, el comerciante Pérez Soto fue quien donó el solar para que se fabricara la sede de la Caja General de Ahorros y Monte de Piedad en la antigua calle Viera y Clavijo de Santa Cruz, y también fue el donante de varios grandes cuadros de Miranda para el Museo Municipal de Bellas Artes de Santa Cruz de Tenerife.

Fue Académico de Número y Presidente de la RACBA por muy poco tiempo. Tras tomar posesión el 6 de agosto de 1613 renunció a la Presidencia por enfermedad, constando que seguidamente se trasladó a la Península para tratarse, siendo interinamente y de inmediato sustituido por el Consiliario 1º Patricio Estévanez. Consta en varias actas la preocupación de la corporación por su delicado estado de salud, y en 1915 hubo evidencia de que no se podría reincorporar a la Academia. En ese año se le pasó, de acuerdo con sus deseos, a Supernumerario, dejando vacante su plaza en la sección de Música a la que venía adscrito. Estévanez fue confirmado por Madrid como Presidente oficial de la RACBA en 1918, tres años después de ser nombrado por el plenario.

A través de diversas notas periodísticas sabemos que lo que sufrió Pérez Soto fue una grave dolencia mental. A fines de marzo de 1921, el consejo de familia que se ocupaba de él (sólo tenía un cuñado y varios sobrinos), presta su consentimiento para que sea trasladado a Tenerife, a un pabellón especial que se construía en el nuevo Manicomio Provincial, desde el Instituto Pedro Mata de Reus, donde estaba internado. Cuatro años después fallecía en Santa Cruz.

Fuentes

Párrafos 1º y 2º: Informes gentilmente suministrados por Carlos Gaviño.

Párrafo 3º: Actas de la RACBA.

Párrafo 4º: “Gaceta de Tenerife” de 29 de marzo de 1921 y 5 de junio de 1925, donde figura su esquela y una breve nota necrológica. También “Diario de Las Palmas” del 6 de junio de 1925, donde se aporta la noticia de haber sido concejal de Santa Cruz de Tenerife. – Investigación en la Hemeroteca de El Museo Canario por D. Luis Regeuira, Bibliotecario de dicha entidad.

X