Márquez Peñate, Miguel

Académicos
  • Académicos entre 1850-1869
  • Académicos entre 1913 y 1940
  • Académicos entre 1941 y 1971
  • Académicos entre 1972 y 2000
  • Académicos entre 2001 y 2008
  • Académicos desde 2009

Antiguos académicos

Márquez Peñate, Miguel

Datos personales

Lugar de nacimiento: Las Palmas de Gran Canaria.

Fecha de nacimiento: Diciembre de 1911.

Lugar de defunción: Santa Cruz de Tenerife.

Fecha de defunción: Abril de 1996.

Fecha de su nombramiento como Académico de Número de la RACBA

29 de diciembre de 1986.

Formación y especialidades

ESCULTOR. PROFESOR EN TENERIFE DE LA ESCUELA DE BB. AA.

Hermano del escultor, diseñador de muebles e interiorista Juan Márquez, Miguel fue llevado por éste a la Escuela Luján Pérez, donde Juan ya realizaba su aprendizaje, a los 11 años de edad. Fue allí alumno de Juan Carló Medina y, a la muerte de éste, del escultor Eduardo Gregorio, participando ya en 1929 en la primera muestra histórica de dicha escuela. Apasionado jugador de fútbol y titular del ‘Atléctic’ de Las Palmas, fue fichado en 1932 por el ‘Español’ de Barcelona por dos temporadas, y luego por el Manresa, interrumpiéndose su carrera deportiva al estallar la Guerra Civil española. Al margen de esto, aprovechó su estancia en Cataluña para seguir formándose artísticamente, participando en varias muestras colectivas y frecuentando la amistad e intercambio de ideas con los escultores Maraguer y Masolinet. Con éste trabajó en su taller y en la Escuela de Bellas Artes de San Jordi de Barcelona, lo que propició su contacto con algunas canteras, con lo que conocerá distintas materias pétreas tallando algunas esculturas.

Casado con la burgalesa asentada en Barcelona Dolores Zárate Méndez, regresa a Canarias en 1939, estableciéndose en Santa Cruz de Tenerife hasta el fin de su vida. A raíz de una muestra individual de esculturas en el Círculo de Bellas Artes tinerfeño (1941) fue invitado a ocupar en la Escuela de Artes y Oficios la cátedra de Talla de Madera y Modelado, docencia que sumió en 1943 y en la que permaneció 38 años, hasta su jubilación. Por su iniciativa se solicitó una oficialía de la de Artes Aplicadas, que se obtuvo al poco tiempo, en la que también participará enseñando a los futuros artistas y profesores de enseñanzas medias. Dado que sus estudios en la Escuela Luján Pérez carecían de validez académica, al principio de los años sesenta tuvo que refrendar los estudios superiores de Bellas Artes en Sevilla, obteniendo la titulación oficial que le permitiría continuar con su docencia en Tenerife.

A lo largo de su profesorado tuvo numerosos discípulos que no sólo practicaron su arte en Canarias, sino también fuera de las Islas, especialmente en la Península. Su personal trabajo nunca interrumpido, motivado especialmente por encargos y preparando exposiciones, fue constante, legándonos una obra que, en el decir de su comentarista Teo Mesa, busca su tipología en torno al hombre como epicentro de la tierra, dentro de un estilo figurativo basado en su innata emotividad plástica. Su realismo, múltiple y encantador, no es academicista. El movimiento suple al detalle, dando paso a una impronta estilística que conforma la personalidad de su arte. Carlos Pérez Reyes, otro máximo estudioso de su obra, la resume en tres periodos: Formación (1924-29), Equilibrio (1940-57), y Depuración formal (1958-75).

Fue elegido Académico de Número de la RACBA en sus postrimerías, y es lo cierto que se encontraba ya en la antesala de un deterioro de salud que lo condujo en los diez años siguientes hacia su final, con lo que apenas pudo participar en la corporación académica ni realizar su solemne acto de incorporación a la misma. No obstante, la Academia lo consideró en ese tramo final de su vida como un Numerario más.

Bibliografía

Carlos PÉREZ REYES: “Escultura Canaria Contemporánea 1918-1984”. Madrid, Cabildo de Gran Canaria, 1984.

Teo MESA: “Miguel Márquez y su obra escultórica”, en ‘Aguayro’ nº 204. Caja Insular de Ahorros de Las Palmas, julio-octubre de 1993, pp. 20-23.

X