Machado y Méndez Fernández de Lugo, Tomás

Académicos
  • Académicos entre 1850-1869
  • Académicos entre 1913 y 1940
  • Académicos entre 1941 y 1971
  • Académicos entre 1972 y 2000
  • Académicos entre 2001 y 2008
  • Académicos desde 2009

Antiguos académicos

Machado y Méndez Fernández de Lugo, Tomás

Datos personales

Lugar de nacimiento: La Orotava, Tenerife.

Fecha de nacimiento: 17 de abriol de 1908.

Lugar de defunción: Santa Cruz de Tenerife.

Fecha de defunción: 2003.

Fecha de su elección como Académico de Número de la RACBA

11 de marzo de 1983.

Formación y especialidades

ARQUITECTO.

Sus padres, miembros de ilustres familias terratenientes de La Ortotava, fueron don José Felipe Machado y Fernández de Lugo y doña Beatriz Méndez-Fernández de Lugo y Ascanio. Realizó sus estudios primarios en el colegio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas y el bachillerato, con buen provecho, en la de los Hermanos de La Salle de su villa natal, donde llamó ya la atención su gran talento para el dibujo, lo que le hizo pensar ya entonces que debía estudiar Arquitectura. Revalidó su bachillerato en 1925 y en el curso 25/26 inició sus estudios de Físicas en la Universidad de La Laguna, cuyas asignaturas serían convalidables con las de Arquitectura. El próximo curso estará en Madrid, matriculado en la Facultad de Ciencias, y a su término se traslada a la Universidad de Barcelona, donde continúa la carrera, inscribiéndose también como alumno no oficial en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Ya desde 1930/31 oficializa su matrícula en la Escuela de Arquitectura, donde se formará con maestros de la talla de Soler i March, Domenech Roura, Bona Puig, Calzada Echevarría, Domenech i Muntaner, Bassegoda Musté (con quien mantuvo después una continuada amistad), etc. Terminó la carrera de Arquitectura en el curso 1935/36.

La formación estética recibida por Machado en Barcelona estuvo marcada por la idea del “retorno al clasicismo”, sin tener en cuenta la arquitectura de vanguardia imperante en Europa, lo que generó allí debates como el célebre manifiesto del G.A.T.E.P.A.C. de 1931, en contra de las enseñanzas arquitectónicas puramente “académicas”.

En agosto de 1935 se casa Tomás Machado en Santa Cruz de La Palma con doña Mª del Rosario Carrillo y Lugo, hija del propietario de la ‘Hacienda Las Dos Cubanas’. Fijaron su residencia en Barcelona, para poder él terminar su carrera y donde les sorprenden los primeros momentos de la Guerra Civil. Regresan a Canarias vía Francia y se establecen en Santa Cruz de La Palma, donde don Tomás empezó a ejercer su carrera (aun sin tener todavía el título expedido, obtuvo permiso del Colegio de Arquitectos para ejercer). En 1936 y 1939 nacerán en La Palma sus dos hijos, Emilio y Fernando, que en el futuro estudiarán también arquitectura. Otra hija, Mª del Rosario, nacerá también en la capital palmera en 1945.

Tomás Machado recibirá su título oficial expedido en Madrid a finales de 1938, y a mediados de 1939 se colegia en Sevilla, de donde dependían los arquitectos de Canarias, pasando luego a ser el colegiado insular nº 7 cuando se abre por fin el Colegio de Arquitectos en Tenerife. Sin perjuicio de su vinculación constante con la isla de La Palma, Machado fijó definitivamente su residencia en Santa Cruz de Tenerife en 1938. Por influencia de su amigo el arquitecto José Enrique Marrero Regalado, Arquitecto-Jefe del Cabildo Insular con quien colaborará en diversas obras y proyectos en los años siguientes, es propuesto y aceptado como Arquitecto Auxiliar de la Corporación, tomando posesión a principios de septiembre. Comparte su labor también con el Cabildo de La Palma. Al fallecer Marrero Regalado en 1956 es nombrado Machado Arquitecto-Jefe del Cabildo de Tenerife, puesto que desempeñó hasta 1970, en que cesó.

Su talento para el dibujo ya lo había puesto de manifiesto en una exposición celebrada en La Orotava al alimón con su hermano Augusto en junio de 1935. Por recomendación del arquitecto Domingo Pisaca, organiza su estudio en 1939 admitiendo como colaborador a Domingo Abreu, que será quien lo controle y dirija durante 40 años. Le confiere su total confianza para el desarrollo de sus proyectos, si bien siempre se reservó Machado su intervención creativa especialmente en todo lo relativo a arquitectura de ambiente canario, como el diseño detallado de balcones, armaduras, etc. Su facilidad para el dibujo y para el retrato y el paisaje a plumilla llamaba la atención de cuantos le conocían, que conservan muestras de esta ágil y diestra faceta de su arte.

Entre 1942 y 1952 desempeñó también el puesto de Arquitecto del Ayuntamiento de La Laguna, colaborando eficazmente en el desarrollo urbanístico de la ciudad de los Adelantados en aquellos años. También en esa época se implica y dirige con gran maestría el diseño y confección de las alfombras del Corpus de La Orotava, otra faceta de su personalidad artística aplicada a obras tan espectaculares como efímeras. Fue una década en la que también sus obras arquitectónicas causaron un hondo impacto en la sociedad tinerfeña, habiendo realizado con Marrero Regalado el prototipo de la ‘arquitectura canaria’ (chalet que hace esquina entre las calles General Mola y Avenida de Bélgica). Aprovecha también el impulso que en aquellos años de crisis confirió el Mando Económico a la arquitectura, para resolver las enormes carencias de viviendas.

Machado fue el creador, con Marrero Regalado, del estilo arquitectónico “neocanario”, planificó la ordenación urbana de San Sebastián de La Gomera, y no sólo desarrolló una arquitectura abundante y de calidad, sino que fue acertado también en sus tareas de restauración en construcciones de carácter histórico. Levantó viviendas, grupos escolares, sedes institucionales, y fue llamado también para proyectar edificios hoteleros cuando comenzó el gran auge turístico.

Se le concedió ya en 1944 el primer premio del concurso nacional por su anteproyecto sobre el “Monumento a los Caídos”, obra simbólica y de gran envergadura de Santa Cruz de Tenerife, en la que colaboraron con Machado artistas como el escultor Cejas Zaldívar y Alonso Reyes. En 1950 se añade al equipo de personal de su estudio otro gran colaborador, Samuel Sánchez, quien con Domingo Abreu intervendría en la gestión administrativa del mismo. Y al poco tiempo se sumó Ángeles Crosa, a la que sucedió en 1980 Mª de los Ángeles Quintero. Fueron quienes configuraron el entorno humano más cercano a Machado en su vertiente profesional. A ellos se añadieron sucesivamente aparejadores como Felipe Padrón Sanabria, Roberto López Martínez, Agustín Benítez García (encargado de las obras en La Palma), Esteban Padilla (para La Gomera), Enrique Ocón (zona de Icod), Isaac Valencia (La Orotava), Joaquín Amigó de Lara, Igueravide, y Gilberto Cruz Calero, además de otros notables aparejadores y técnicos que colaboraron también con su estudio.

Machado se retiró de la actividad, por razones de edad, en 1987. A la muerte de Pisaca en 1962 fue nombrado Arquitecto Honorífico de la Comunidad por el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos; se le concedió también el título de Doctor por su largo y fructífero curriculum profesional, y finalmente en marzo de 1983 fue elegido como Académico Numerario de la RACBA, con la que colaboró estrechamente hasta bien entrados los años noventa en su calidad de Consiliario 1º de la Junta de Gobierno. De su vasta labor arquitectónica queda detallada constancia y descripción en el libro reseñado en la Bibliografía.

Bibliografía

Pedro RODRÍGUEZ GUTIÉRREZ: “Tomás Machado y Méndez-Fernández de Lugo, Dr. Arquitecto”. Prólogo de Carmen Fraga González. Tenerife, Colegios de Arquitectos y Aparejadores de Tenerife y de Canarias y Universidad de La Laguna, 1991.

Imágenes

X