Hernández Perera, Jesús

Académicos
  • Académicos entre 1850-1869
  • Académicos entre 1913 y 1940
  • Académicos entre 1941 y 1971
  • Académicos entre 1972 y 2000
  • Académicos entre 2001 y 2008
  • Académicos desde 2009

Antiguos académicos

Hernández Perera, Jesús

Datos personales

Lugar de nacimiento: La Orotava, Tenerife.

Fecha de nacimiento: 2 de febrero de 1924.

Lugar de defunción: Madrid.

Fecha de defunción: 16 de julio de 1997.

Fecha de su nombramiento como Académico de Honor de la RACBA

27 de junio de 1972.

Formación y especialidades

CATEDRÁTICO DE HISTORIA DEL ARTE.

Fue uno de los más reconocidos historiadores del arte canario, con más de trescientas publicaciones en su haber, en las que marcó la pauta por la que ha transitado, tras los surcos por él trazados, toda la investigación sobre el arte en Canarias que han desarrollado sus numerosos discípulos, pues él fue también un gran Maestro y quien fundó el Departamento de Arte de la Universidad de La Laguna. Cautivaba a los oyentes en sus lecciones y conferencias públicas por su inolvidable facilidad de palabra, con un verbo preciosista, convincente y atractivo, y también por su magnífico carácter bonachón, impregnado de un particular sentido del humor.

Ya durante sus estudios primarios y de secundaria se puso de manifiesto su talento excepcional, confirmado ampliamente en sus estudios superiores. Se licenció en Lenguas Clásicas por la Universidad de La Laguna (1945), obteniendo el Premio Fin de Carrera, y a partir de entonces fue profesor encargado de Curso de la Facultad de Filosofía y Letras lacunense (1945-49). Se benefició de una beca del Cabildo Insular para ampliar estudios en Madrid, donde se doctoró con la máxima calificación en la Universidad Complutense con una tesis sobre “La orfebrería en Canarias” que recibió el premio Marcelino Menéndez y Pelayo del CSIC (1951), entidad que publicó su trabajo.

Entre 1951 y 1954 fue profesor de la Escuela Central de Artes y Oficios de Madrid, y a partir de 1952 es nombrado Profesor Adjunto Interino de la Universidad madrileña, cuya propiedad obtiene por oposición en 1954, desempeñando su docencia allí hasta 1960. Entre 1953 y 1960 fue Profesor de Arte Español en los cursos para extranjeros organizados por la Universidad Central en colaboración con diversas universidades americanas y europeas. Fue simultáneamente becario del Instituto Velázquez del CSIC (1952-53), secretario del mismo (1953-60), así como secretario de redacción de la revista ‘GOYA’ del Museo Lázaro Galdiano, bajo la dirección de José Camón Aznar (1954-60), y del ‘Archivo Español de Arte’, donde publicó numerosos trabajos y recensiones. También fue vicerrector del Colegio Mayor Universitario ‘César Carlos’ (1954-55).

En 1960 firma la oposición a Catedrático de Historia del Arte que se convocó para cubrir las plazas de Oviedo y La Laguna, ganándolas con el número 1 y escogiendo como destino la universidad canaria. Desempeñó la misma desde 1960 hasta 1972, asumiendo además el cargo de Decano de la Facultad de Filosofía y Letras (1960-64), Director de los Cursos para Extranjeros del Puerto de la Cruz (1962-65), Director de la Sección de Artes Plásticas del Instituto de Estudios Canarios, del que era miembro (1960-65 y 1969-72) y del que fue también Director (1965-69).

Fue asimismo en esta época Apoderado del Servicio de Defensa del Patrimonio Artístico Nacional en Santa Cruz de Tenerife (1960-64); Consejero del Aula de Cultura del Cabildo Insular de Tenerife (1964); Vocal de la Comisión Diocesana de Arte Sacro de Tenerife (1963-72); Presidente del Comité Dante Alighieri de Tenerife (1962-72); Delegado de Bellas Artes en Canarias (1965-69); Asesor Artístico de la Casa de Colón del Cabildo Insular de Gran Canaria (1966); Concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife (1967-72); Consejero del Cabildo Insular de Tenerife y de la Mancomunidad de Cabildos de su provincia (1967-72); Vicerrector de la ULL (1963-68); Secretario General de la Universidad Internacional de Las Palmas (1966-68); Presidente de la Orquesta de Cámara de Canarias y Presidente del Círculo de Bellas Artes de Tenerife (1968-70). Finalmente, su etapa tinerfeña culmina con su elección como Rector de la Universidad de La Laguna, desde mayo de 1968 hasta marzo de 1972. Su labor en todos estos desempeños, y especialmente sus grandes logros como Rector, así como las injerencias políticas que propiciaron que no continuara en este desempeño, vienen detalladamente explicados en el libro de su biógrafa, Ana Mª Arias de Cossío.

Hernández Perera optó a continuación a la 1ª Cátedra de Historia del Arte de la Universidad Complutense, a la que se incorporó el 24 de octubre de 1972, y se mantuvo activo en aquella Facultad de Filosofía y Letras hasta 1989, en que se jubilaría. No obstante, fue nombrado Profesor Emérito y siguió vinculado a la Universidad Central desde 1990 hasta 1995.

Fue este periodo final de su vida en Madrid aquel en el que recibió las mayores distinciones, que fueron numerosas a lo largo de su trayectoria profesional, entre las que sólo destacamos las siguientes:

  • Medalla ‘Anchieta’ de Brasil (1960).
  • Comendador de la Orden al Mérito de la República Italiana (1969).
  • Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio (1974).
  • Medalla de la Universidad Complutense de Madrid (1990).
  • Medalla de Oro de la Universidad de La Laguna (1991).
  • Premio Canarias (1994).
  • Miembro de Honor del Ateneo de La Laguna.
  • Hijo Predilecto de La Orotava.
  • Fue correspondiente de varias Academias, como la Española de la Historia, la de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, o la Hispánica de Argentina.

Fue el primer Académico de Honor que nombró la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, y lo hizo en 1972, a raíz de que cesara como Rector de La Laguna, solemnizando el acto con la entrega pública de la acreditación correspondiente en el salón de actos del Cabildo de Tenerife al año siguiente, cuando también fue honrado con igual distinción don Antonio Lecuona Hardisson.

El profesor Hernández Perera falleció en Madrid a los 73 años de edad a consecuencia de un cáncer de páncreas. Estuvo casado con doña Mª Josefa Cordero y Ovejero, doctora en Filosofía y Letras, profesora adjunta numeraria de Historia de la Filosofía de la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Para tener cabal conocimiento sobre su vida, sobre la extensa obra investigadora generada por don Jesús Hernández Perera, sobre la enorme lista de investigaciones que promocionó y las tesis doctorales y tesinas que dirigió, es obligdo recurrir al exhaustivo libro que reseñamos a continuación.

Bibliografía

Ana María ARIAS DE COSSÍO: “Jesús Hernández Perera: la proyección intelectual de una trayectoria académica”. Santa Cruz de Tenerife, Cabildo Insular, 1999. 256 pp.

Otra información de interés

Imágenes

Don Pedro Suárez imponiéndole la medalla de la Academia a Jesús Hernández Perera.
X