PostHeaderIcon Natalia Mármol. Nuevas fronteras

El pulso del Arte
En Positivo, y en esa dirección, caminamos distraídos hacia un momento de cambio, ése que nos hace partícipe de un nuevo modelo ideológico, cultural y social, planteado por Natalia Mármol, artista que reflexiona en estala_foto-294_Copiarexposición ( En Positivo, Sala de exposiciones Fundación Caja Siete Modesto Campos, C/Manuel Hermoso Rojas, 8, S/C de Tenerife) sobre los flujos energéticos del ecosistema, entendidos como sensaciones emocionales que penetran en nuestro organismo generando una transformación en la sociedad, un punto de inflexión dentro de ese proceso de concienciación que denominamos crisis.
Líneas arquitecturales, composiciones armónicas y una gama limitada de color describen su pintura gestual e improvisada, en donde la sensibilidad de la creadora experimenta un apasionado compromiso con su formación académica y profesional, la arquitectura, entendida ésta como un canal para transformar el mundo y los valores materiales y emocionales que imperan en la actualidad. El enfoque formal que imprime esta artista a sus obras alcanza una simplificación que se resumen en el color como energía, en donde las líneas surgen de la superficie pintada, del camino que nos trazamos ¿Sabemos hacia donde nos dirigimos? ¿Conocemos otros espacios? De este modo, esta artista nos conduce a reflexionar a cerca de los códigos y referencias que se adoptan a lo largo de nuestra vida, y en donde sólo tiene cabida el mundo visible en donde no se contempla el cambio, el riesgo y el fracaso.
Cuando nuestra mirada recorre los paisajes alusivos de Natalia Mármol, recordamos la afirmación del artista norteamericano Barnett Newman ,"Sólo la idea pura tiene significado", una noción platónica que se intensifica con el enfoque formal que imprime esta creadora a sus obras a partir de las cuales nos adentramos en los orígenes y motivaciones que cambian el universo interior y el universo exterior en el que vivimos y en donde se nos presenta una relación continua entre la arquitectura y los flujos energéticos, el ser y el espacio real.
Por Nuria Segovia Martín
Consultora y crítica de arte
@NuriaSegovia