PostHeaderIcon Bordemos la historia

El pulso del Arte
Hilos y Tramas. Homenaje a Penélope (comisariada por Yolanda Peralta, abierta hasta el 3 de noviembre en TEA-Tenerife Espacio de las Artes) conforma un solo cuerpo en donde se entreteje un exquisito y cuidado paisaje multidisciplinar que rinde homenaje al arte textil y a los lenguajes artísticos que acarician las fibras y los hilos que bordan la historia desde una sola puntada, desde una sola impronta creativa que escenifica un desgarro o un clamor y desde aquel punto del origen de la historia del arte en donde el tejido ha desempeñado una doble función: utilitaria y artística.

Una de las actividades más antiguas realizadas por el hombre que une lo terrenal con la celestial, ocupa en TEA tres escenarios bien diferenciados de la creación artística contemporánea en Canarias, los cuales desentrañan un amplio muestrario de Moiras, Penélopes y Aracnes y Filomenas dispuestos a entretejer un diálogo entre el exterior y el interior, una separación y al mismo tiempo una conexión que ahondan en los planteamientos de fuertes tintes existencialistas y penetración psicológica narrado por artistas determinantes en las vanguardias en Canarias como Manolo Millares, Ernesto Valcárcel y José Dámaso, en cuyas piezas se aprecia como cada hilo de la urdimbre y como cada nudo de la arpillera ,-que cuelgan de las paredes del pulcro espacio artístico de luz amable y tamizada en donde están expuestas las obras,- desprenden un aroma dramático teñido de maestría que envuelve al espectador en un trance extásico.

Dar corporeidad a los silenciosos pensamientos que esconde el arte de tejer y de bordar constituye el segundo y tercer ámbito de estudio de esta exposición que resalta la ambigüedad que ensombrece esta noble práctica artística que incorpora en la actualidad las nuevas tecnologías, tal y como muestra la obra de Cristina Gámez quien parece hacerse eco de los orígenes y representa determinados motivos ornamentales de origen helénicos, resaltando el tratamiento de la técnica y el gusto por lo decorativo. En un esquema contrapuesto y dotado de un indispensable protagonismo, Juan Cruz nos hace partícipes de un espectáculo esotérico dotado de una fuerte contundencia, en donde sus tapices dignifican y clarifican el arte de lo textil dentro de un lenguaje sublime que nos dirigen a la sutileza que suscitan las piezas de algunas de las creadoras más emergentes del panorama artístico actual como Adassa Santana e Idaira del Castillo, quienes nos seducen por enhebrar un discurso cercano y convencional partiendo de objetos de uso domestico.

Formas puras, etéreas y dotadas de un lenguaje directo componen esta muestra que radica en un homenaje a la praxis artística de la tela y a sus creadores en Canarias, a la industria textil y a la incorporación del diseño en las colecciones de los mejores museos del mundo.

Por Nuria Segovia Martín
Consultora y crítica de arte
@NuriaSegovia