PostHeaderIcon 1 de febrero: se inaugura "Cataclismo" de Juan López Salvador

Noticias de los académicos

"Sus esculturas evocan la orografía del paisaje canario, sus volcanes, sus cráteres y acantilados La esencia de su obra destaca por dar importancia a la materia y al paisaje isleño, su referente es la naturaleza, el paisaje forma parte de su obra en la línea de los artistas de la Transvanguardia".

Carlos Díaz-Bertrana
cataclismo_2Tras su paso por el Centro de Arte la Regenta, llega el universo estético de Juan López Salvador al Instituto de Canarias Cabrera Pinto. El próximo viernes, se inaugurará la exposición monográfica "Cataclismo", que podrá visitarse gratuitamente hasta el 14 de abril de 2013. Esta muestra está compuesta por obras representativas de su producción escultórica, en total, sesenta piezas que dan fe de la poética artística de nuestro compañero académico, y que nos permitirán conocer los derroteros de su rigurosa y excepcional carrera artística.

La escultura de López Salvador destaca por su creatividad, por la búsqueda de volúmenes y texturas. Conciliando la abstracción con la naturaleza, busca la esencia de los paisajes, sus formas, el dinamismo del viento, y la sensación que pueden provocar tales experiencias. Y es que en este artista está muy presente una naturaleza por la que se siente atraído, con la que, sin afán de representarla, la hace dialogar con la materia, haciéndola confluir en su obra con la geometría y el especial sentimiento por la naturaleza. 

La mayor parte de su producción demuestra un depurado conocimiento de las técnicas de la madera, a la que potencia sus cualidades expresivas y su indeterminación poética. Para él, los materiales poseen su propia psicología, son como una simbiosis entre la naturaleza de la materia y el concepto que evoca. Con la aparición del metal en su discurso, plomo, hierro y acero,resalta lo especulativo y la seducción de la geometría.

'Trampas de viento' es su serie más numerosa, en la que la poética de este artista avanza hacia la abstracción; son esculturas con una descripción más fácil, espirales que terminan en cuadrados o rectángulos, conciliando el dinamismo y la quietud, lo espiritual con lo material. En su serie 'Paisajes', éstos se recortan sobre un fondo oscuro, donde los volúmenes y aristas están claramente definidos, aunque su visibilidad es turbia como una insinuación.